Una buena traducción contribuye al crecimiento de las empresas

No siempre tenemos la ocasión de contar con un jugoso ejemplo de las graves consecuencias de una mala traducción. Las ambigüedades, los errores o una mala redacción pueden dinamitar todos los esfuerzos invertidos en abrirse camino en un nuevo mercado. Recuperar la reputación y la confianza de nuestro público objetivo tras dar una mala imagen puede ser costoso, no solo en tiempo, sino en dinero; podemos echar a perder grandes oportunidades.

Mar-Traducciones-traduccion-contribuye-alcrecimiento

En la campaña electoral de las elecciones generales españolas del 26 de junio, el Partido Popular nos demuestra el efecto de un mal asesoramiento lingüístico. El 13 de junio se publicó en los periódicos vascos la adaptación del lema de la campaña del Partido Popular, «A favor». Al traducirlo al euskera el PP quería aproximarse al electorado del País Vasco y mostrar su sensibilidad y respeto por su lengua. Sin embargo, ha conseguido el efecto contrario. Como bien explican en La Vanguardia, la palabra utilizada en vasco da pie a confusión: «El lema de la campaña ‘popular’, A favor, se ha traducido al euskera como Alde, una palabra que también significa “fuera”, “vete” o “largo de aquí”. Alde se utiliza en distintas expresiones para mostrarse a favor de algo pero, al utilizarse por separado, su principal significado es el de ‘fuera’».

Seguramente el partido no contó con el asesoramiento de un lingüista profesional, que le habría sugerido una expresión que no diese pie a ambigüedades. El PP se habría ahorrado el coste de la inserción en los periódicos, que no debe ser barata, pero sobre todo, y mucho más importante, no hubiese dañado su imagen ni se hubiese convertido en la comidilla de las redes sociales estos días.

En el ámbito de los negocios, un error de este tipo tiene consecuencias muy graves. Una mala traducción de los documentos comerciales de una empresa mina su reputación ante clientes y socios potenciales y puede llegar a dinamitar todos los esfuerzos invertidos en abrirse camino en un nuevo mercado. Pero en otros ámbitos, una mala traducción puede ser una auténtica pesadilla. Pensemos en la traducción incorrecta de acuerdo comercial, de las instrucciones de una máquina, del prospecto de un medicamento. En estos casos no está solo en juego la reputación de la empresa, sino su estabilidad financiera y la salud de las personas.

Es primordial contar con el asesoramiento de lingüistas profesionales nativos, con un profundo conocimiento de la cultura de su país y de su especialidad, que sea capaz de generar textos en su lengua con la terminología apropiada y que se adecuan al público al que nos queremos dirigir. Invertir en una buena traducción abre las puertas al crecimiento de las empresas.

Artículos relacionados:

 

 

Leave a Reply

*