Herramientas para no sucumbir a la avalancha de información (2): Feedly y Pocket

Hace tiempo le dedicamos una entrada a Scoop,it!, una aplicación que permite recabar contenidos en formato de revista para su posterior consulta. En esta ocasión os hablaremos de Feedly y Pocket, las dos herramientas que utilizamos para sacarle todo el jugo a los blogs y los sitios web de noticias que seguimos.

Tras la desaparición de Google Reader, nos decantamos por Feedly, un lector de RSS en el que centralizamos los blogs y los webs que seguimos. Así evitamos que los artículos se acumulen en nuestro buzón de correos o tener que visitar uno por uno los sitios web de noticias que nos interesan.

FeedlyComo otras aplicaciones en la nube, Feedly dispone de un plan gratuito y uno de pago y presenta una serie de ventajas:

  • Creación de categorías temáticas
  • Accesibilidad desde distintos dispositivos
  • Integración con otras aplicaciones para compartir directamente contenidos
  • Personalización de la visualización

Pocket

Pocket, también disponible en una versión de pago y otra gratuita, es un lector de contenidos para almacenar artículos, vídeos e imágenes para su posterior consulta, con las siguientes ventajas:

  • Lectura sin conexión (previa sincronización de los contenidos)
  • Accesibilidad desde distintos dispositivos
  • Integración con múltiples aplicaciones para guardar contenidos directamente en Pocket
  • Creación de etiquetas
  • Archivo (para ocultar artículos de la lista de lecturas pendientes)

Cuando disponemos de un rato aprovechamos para hacer una criba de contenidos. Desde Feedly recorremos en diagonal las entradas de los blogs. Decidimos qué artículos queremos leer con detenimiento y los guardamos en Pocket.

El uso combinado de ambas aplicaciones evita que nos distraigamos y leamos un artículo o una noticia cuando no toca y, al mismo tiempo, evitamos la pérdida de información. Una vez finalizada nuestra jornada laboral o los fines de semana, si queremos hacer lecturas con mayor detenimiento, entramos en Pocket y seleccionamos una categoría temática. De esta manera, sacamos un verdadero partido a nuestras lecturas. No solo adquirimos nuevos conocimientos, también decidimos qué hacer con toda esta información: agregarla a nuestras revistas en ScoopIt! o compartirlas en las redes; guardarla como documentación para posteriores proyectos de traducción o utilizarla como fuente de inspiración para futuros artículos o boletines.

Artículos relacionados:

Leave a Reply

*