Ponte en la piel de tus clientes

Sumidos en el día a día de nuestra actividad y acostumbrados a actuar según las pautas y las costumbres que hemos adoptado, a veces olvidamos ponerlos en la piel de nuestros clientes y explicarles conceptos y temas que para nosotros resultan obvios.

Esta actitud es especialmente crucial a la hora de presentar un presupuesto o nuestros servicios. Si no somos capaces de explicar con claridad lo que ofrecemos, ¿cómo van a contratarnos? Que la concisión no nos ofusque. Es cierto que debemos resumir de forma clara nuestros servicios, pero no hay que obviar nunca datos relevantes.

La mayoría de intercambios los llevamos a cabo por correo electrónico. No perdamos de vista la premisa de la que partimos: un cliente busca una solución a sus problemas. Si nos contacta y se muestra sorprendido o incluso es reacio ante el coste que le supondrá el servicio solicitado, es que está interesado. Lo peor a lo que podemos enfrentarnos es a su silencio. No desaprovechemos pues la oportunidad de descolgar el teléfono y dialogar con él para solventar cualquier ápice de duda que se presente e iniciar la negociación o incluso concertar una reunión.

Es una excelente ocasión para ahondar en las necesidades del cliente, explicar mejor nuestra propuesta y llegar a un consenso para ambas partes. El cliente apreciará positivamente que nos tomemos el tiempo de hablar con él y aclarar sus dudas. Tenemos una magnífica oportunidad de demostrar nuestra profesionalidad, no la desaprovechemos.

0 responses... add one

Mi experiencia es al revés: los clientes que dicen que el precio es demasiado alto son los que no te contratan. Al menos esto es lo que me ha pasado a mí hasta ahora. Los que aceptan tu presupuesto dan más importancia al servicio que ofrecemos y a la solución a su problema que al dinero en sí.
Pero tienes razón con lo de llamar por teléfono. Nunca lo he hecho y creo que es un magnífico consejo. Lo voy a poner en práctica para las próximas veces 🙂

Hola, Montserrat:

Hay de todo: desde el que no contesta, el que dice que no le interesa de entrada, el que dice que eres demasiado caro, el que acepta a la primera… Pero lo importante es establecer un diálogo con el cliente potencial. Está claro que los que contraten tus servicios es porque ven la solución a su problema, como bien dices, y el valor añadido que les ofreces.

¡Gracias por tu mensaje!

Leave a Reply

*