Francia: un mercado maduro pero atractivo

El pasado 12 de julio la Cámara Francesa de Barcelona organizó Destino Francia, un foro empresarial sobre este mercado con talleres temáticos y mesas redondas de interés para las empresas que desean iniciar relaciones comerciales con empresas francesas o implantarse en ese país.

A pesar de su madurez, por su proximidad y características, el mercado francés sigue siendo uno de los destinos preferentes para las empresas españolas y resulta muy atractivo para servir de base para establecer intercambios comerciales con otros países. Francia se ha convertido pues en el primer cliente de España y el principal socio comercial para muchas empresas de nuestro país.

La jornada se inició con una mesa redonda en que cuatro empresas de diferentes sectores dieron a conocer su testimonio sobre su implantación en Francia y compartieron sus consejos para tener éxito en este mercado. Las experiencias que relataron los ponentes pueden agruparse en diferentes bloques.

Regiones de Francia, 2016

Características del mercado

Francia es un país estable y un mercado con proyección. Si bien es cierto que es muy reglamentista, cuenta con una legislación laboral muy garantista y proteccionista y los costes son más elevados que en España, presenta unas ventajas nada desdeñables: los tipos de interés son más bajos que en nuestro país, no existe la figura de la paga extra. Además, la tasa de morosidad es muy baja, ya que se respetan los plazos de pago, estipulados por ley a 30 días de la fecha de emisión de la factura. Por otra parte, aunque los costes son elevados, los precios de venta al público también son más altos.

Organización y burocracia

Los ponentes destacaron la importancia de reflexionar bien sobre nuestra razón de ser en en el mercado francés y determinar qué vamos a aportar a escala local. Porque exportar es relativamente sencillo, pero es importante dar servicio desde el territorio francés. Para ello hay que convertirse en una empresa francesa y tener personal instalado en el país.

Para implantarse bien en Francia y obtener frutos y rendimientos son necesarios dos años, por lo que hay que rehuir de las prisas. Incluso pueden pasar de tres a cuatro años con pérdidas importantes antes de obtener beneficios. Dado que la inversión es costosa en tiempo y dinero, a menudo no es posible hacerla solos y es necesario buscar un socio local. Puede parecer obvio, pero la confianza en el proyecto y el equipo también es primordial.

Importancia de los aspectos culturales

A pesar de ser un país tan cercano, las diferencias culturales entre españoles franceses son patentes. Por ello es importante invertir mucho tiempo en la formación en los aspectos culturales. En Francia, las relaciones son muy formales; la comunicación es muy protocolaria y se lleva a cabo más por escrito que oralmente. Además, estas se basan en la confianza, por lo que establecer una relación comercial es más lento que en España. Y hay que ganarse por igual a los clientes, los proveedores y los trabajadores.

Existen prejuicios respecto a las empresas españolas y su manera de actuar, frente a la «seriedad» de otros países europeos como Alemania, por ejemplo. Por ello, contar con un equipo directivo francés que transmita confianza por cuestiones culturales e idiomáticas es una buena baza. Tanto el servicio de atención al cliente como el servicio postventa también deben ser locales, ya que los clientes son muy exigentes y no admiten fallos.

Una puerta hacia otros mercados

La marca «Made in France» ayuda a a potenciar las exportaciones y las relaciones comerciales con los países del norte de Europa (Alemania, Países Bajos, Suiza, países escandinavos). Es también una excelente plataforma para abordar los mercados del Magreb y otros países francófonos del continente africano.

Fue un verdadero placer escuchar las experiencias de primera mano de empresarios implantados desde hace años e incluso décadas en el estado vecino y comprobar que a pesar de su madurez, Francia sigue siendo un mercado atractivo para establecer relaciones comerciales y desarrollar negocios, sin perder de vista que es una excelente plataforma para mirar hacia otros mercados, tanto europeos como africanos.

Entradas relacionadas:

Mapa extraído de la página de Francia de la Wikipedia en versión francesa. Autor: Superbenjamin, vía Creative Commons.

Entrada actualizada en julio 2015.

Leave a Reply

*