La traducción de textos turísticos: la seducción es cuestión de idioma

cabo_ortegal_galiciaEspaña cuenta con numerosos atractivos que lo convierten en un destino de acogida de miles y miles de turistas cada año. Es un país de contrastes y ahí radica su riqueza. Marcadas diferencias en territorios, paisajes y climas, que a su vez han conformado las gastronomías regionales, que hacen las delicias de sus visitantes. Ciudades cosmopolitas y milenarias; pueblos que parecen anclados en el pasado. Cultura, ocio y deporte para todos los gustos.

«Para el país, el turismo representa el 10% del PIB, es el cuarto país a nivel mundial por número de visitantes y el segundo por volumen de ingresos generados, lo que da una idea de la importancia de este sector para la economía española.» La Vanguardia, 29/01/2013.

Imagen y palabra deben aunarse para atraer y seducir a los extranjeros y conseguir que se decanten por nuestra oferta turística. Una labor a desarrollar en origen y en destino por igual. La seducción pasa por la lengua. Un turista apreciará mucho poder leer folletos, guías y cartas de restaurantes, ver anuncios y oír cuñas radiofónicas en su idioma. Sin embargo, a veces la calidad lingüística de las comunicaciones deja mucho que desear.

Los textos turísticos apelan a los sentidos, quieren transmitir sensaciones. Recurren con frecuencia a arroz_bogavantejuegos de palabras e imágenes que el traductor deberá adaptar a su lengua y al público destinatario de la campaña; una mala traducción puede hacer fracasar la transmisión del mensaje y, lo que es peor, generar una imagen pésima de la oficina de turismo que ha creado la campaña, del restaurante al que acude el comensal a comer, la ciudad o el país en general. Las traducciones o adaptaciones de estos textos deben llevarlas a cabo traductores y redactores nativos, que dominen la riqueza lingüística de su idioma pero a la vez conozcan muy bien nuestra cultura y nuestro idioma. Un extranjero detectará de inmediato si los textos que lee están bien redactados en su idioma natural. Una traducción o adaptación bien hecha no se nota ni «huele» al idioma en que se redactó originalmente el texto, «suena natural».

El poder de seducción y fidelización también pasa por la capacidad del personal de los establecimientos turísticos y las tiendas de dirigirse a sus clientes extranjeros en su idioma y dar un buen servicio al cliente. Si les atendemos bien y les hablamos en su lengua, aumentan las probabilidades de que vuelvan en otra ocasión o recomiendan establecimientos y lugares cuando regresen a su país. Si queremos fomentar el turismo, mimemos las comunicaciones en el idioma de los extranjeros que queremos atraer.

Para profundizar en el tema:

Cabo Ortegal en Galicia y arroz con bovagante. Fotos de Martine Fernández Castaner.

7 responses... add one

¡Hola!

Me ha parecido una entrada muy interesante. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. En nuestro blog comentamos hace unos meses como una mala traducción puede ser nefasta para el turismo. A mí me sorprendió mucho que en una exposición de mi ciudad (Cádiz) el texto español ocupase un espacio enorme con cuatro párrafos e imágenes y la traducción inglesa estuviese resumida en tres líneas minúsculas. Como turista me daría vergüenza encontrarme eso y no hablaría bien de la visita… Te dejo el enlace por si quieres echarle un ojo.

http://j2translators.wordpress.com/2012/12/10/traduccion-turistica-un-factor-clave-para-el-exito-en-la-internacionalizacion/

Un saludo 🙂

Hola, Jesús:

Gracias por tu comentario y por enlazar tu entrada. La falta de recursos económicos de los ayuntamientos, oficinas de turismo y museos, entre otros organismos, está haciendo mucho daño al fomento del turismo extranjero. La lástima es que los turistas no se quejan de las malas traducciones.

Lo malo es que estos organismos no se dan cuenta de que una mala imagen daña su reputación y puede ser muy contraproducente a la hora de incrementar la captación de turistas extranjeros.

Saludos

Martine

Me ha gustado mucho la entrada y no puedo estar más de acuerdo contigo Mar. Yo desde hace muchos años como traductor autónomo hago, entre otras, mucha traducciones para el sector turístico. Sinceramente estoy cansado de que muchas personas piensen que es un tipo de traducción que lo puede hacer cualquiera y creo firmemente que no es así. Es muy complicado en muy poco texto y espacio, conseguir seducir al turista de que esa es la mejor opción. Debes crear textos que “enamoren y seduzcan”. Por no mencionar las traducciones gastronómicas incluyendo los platos de la “nouvelle cuisine”.

Encontré un artículo muy detallado sobre el tema en el enlace que pongo a continuación (si no lo consideras oportuno lo eliminas sin problema 😉 )
http://agorafs.com/traduccion-turistica.asp

Muchas gracias y enhorabuena por el post 🙂

Leave a Reply


*