Trabajar con profesionales: un factor de éxito

Un buen servicio se mide a través de varios parámetros, y el precio no siempre es el factor determinante. A raíz de las colaboraciones que hemos establecido a lo largo de estos años, nos hemos percatado de que los colaboradores, los profesionales que llevan a cabo cada encargo, son una de las piezas clave del éxito de un servicio y de la satisfacción del cliente.

Trabajar con profesionales: un factor de éxito

Un proyecto puede equipararse a una colmena; es necesaria

una colaboración eficiente para conseguir los mejores resultados

Es una de las razones que nos ha llevado a colaborar con un número reducido de profesionales, nativos de la lengua a la que redactan, traducen o corrigen y expertos en su materia de especialización. Rehuimos de los precios baratos. Preferimos trabajar con profesionales que cobran tarifas dignas por su trabajo. Queremos que se sientan respetados y comprendidos, que trabajen a gusto, porque sabemos que así darán lo mejor de sí mismos, su creatividad será mayor y el trabajo que nos entreguen será óptimo. A unos cuantos incluso los conocemos personalmente y nuestra relación va más allá del mero intercambio mercantil y de la relación cliente-proveedor. Compartimos el amor por nuestra profesión.

Por otra parte, procuramos, siempre que sea posible, contar con plazos de entrega holgados, para que un único traductor o revisor pueda encargarse de la tarea y trabaje con la calma necesaria para documentarse y contrastar la terminología, consultarnos las dudas que se le puedan plantear y revisar con calma su trabajo antes de la entrega. Si vemos que la calidad se va a ver comprometida, rechazamos realizar el trabajo. Sería contraproducente para nosotros, pero sobre todo para el cliente, que no recibiría un texto con la calidad esperada.

También miramos de asignar los encargos de un cliente concreto siempre al mismo equipo. Al estar familiarizados con el vocabulario y la terminología, conservan el tono y el estilo corporativo texto tras texto y trabajan con mayor celeridad. Evitamos así también las preguntas redundantes sobre expresiones que surgen repetidamente.

De la misma manera que estamos dispuestos a solucionar los problemas que a veces les surgen a nuestros clientes y cumplimos cada entrega puntualmente, sabemos que nuestro pequeño equipo de colaboradores estará dispuesto a esforzarse por igual.

La tranquilidad que supone trabajar así repercute positivamente en la atención que brindamos a nuestra clientela. Nos congratula comprobar que hay clientes que comparten nuestra filosofía y prefieren pagar un precio más elevado, si lo comparamos con otras ofertas, y tener la tranquilidad de que sus textos serán tratados con gran cariño y todo el equipo se volcará en el proyecto asignado.

Foto: Todd Huffman, vía Creative Commons

6 responses... add one

Completamente de acuerdo con el artículo. Saber que puedes contar con gente que funciona y que esta esté simpre disponible, que quien se ponga en contacto con tigo sea siempre la misma persona, que no tengas que explicar 100 veces lo miiiiiismo a gente diferente hasta que entiendan dónde estas, es muy importante. Por ejemplo, nosotros usamos una empresa pequeña pero próxima http://www.micitaprevia.com para la gestion de citas de nuesros clientes. Cualquier cosa que necesitemos siempre se pone en contacto lamisma persona. Podriamos usar la agenda de Google, gratis… si si, muy bien, pero si te pasa cualquier cosa ¿con quien contactas?. El valor de que esté detrás una empresa, un profesional y alguien que sea siempre el mismo contacto te hace perder muy poco tiempo. Saludos!

Leave a Reply

*