La internacionalización: una vía para generar oportunidades de negocio

Del 15 al 17 de noviembre, ACC1Ó organizó en Barcelona el Encuentro de Centros de Promoción de Negocios. Fue una ocasión excelente para disfrutar, durante tres días, de talleres y entrevistas que giraron en torno a un tema central: la internacionalización.

Internacionalización

En la sesión plenaria del día 15, Oportunidades globales y nuevas áreas de negocio, los ponentes destacaron cuáles son los retos a los que se enfrentan las empresas que inician el proceso de internacionalización y pudimos contar en primicia con el testimonio de cuatro empresas que se han lanzado al crecimiento al exterior.

A título introductorio, Antoni Fita, coordinador del área de conocimiento empresarial de ACC1Ó, presentó el nuevo escenario al que se enfrentan las empresas catalanas:

  • Aumento de las fragilidades y las asimetrías en el ámbito internacional.
  • Diferencial de crecimiento de las economías, a escala geográfica y sectorial.
  • Gran incremento de la población mundial; envejecimiento sin precedentes en Occidente y aparición de una nueva clase mediana en los países emergentes (Asia, principalmente).
  • De aquí al año 2035, a escala mundial, la demanda energética se incrementará en un 36%, la demanda de agua potable en un 40% y la de alimentos en un 50%.

Los retos que se presentan en los ámbitos de la energía, el agua y la alimentación, junto con los cambios demográficos, económicos y políticos a escala mundial, generan oportunidades para las empresas de nuestro país.

Posteriormente, intervinieron el Dr. Joan Tugores y tres empresarios: Xavier Fitó, de Semillas Fitó; Ramón Comellas, de Circutor; y Marcelo Devicenzi, de Igeotest; en sus empresas han iniciado o desarrollado el proceso de internacionalización con éxito. En el debate que se generó, cada uno relató de forma breve su experiencia, los obstáculos con los que se encontró y sus claves de éxito.

De forma desordenada, estos son los consejos destacados de sus intervenciones:

  • Buscar un nicho de mercado y captar las oportunidades de negocio.
  • Definir bien la táctica y la estrategia que seguirá la empresa.
  • Invertir y reinvertir en I+D; la innovación es fundamental para no perder competitividad.
  • Todo el equipo debe estar motivado, firmemente comprometido e unido, ya que exige muchos sacrificios; internacionalizarse es una carrera de fondo.
  • Asistir a ferias y salones, primero como espectador, para aprender de la competencia.
  • Integrarse en la cultura del país de destino: ser flexible y tener una mentalidad abierta, ya que tarde o temprano se producen choques culturales.
  • Establecer, en la medida posible, un contacto directo con el cliente y escucharlo; las experiencias intercambiadas son una gran fuente de adquisición de conocimientos.

La internacionalización es difícil, pero imprescindible y posible; ahora bien, no debe enfocarse como una apuesta transitoria y requiere la implicación de todos los miembros de la empresa. El proceso de expansión internacional permite aprender mucho a los que inician el proceso, lo que le otorga un gran valor de incentivo. Por otra parte, la diversificación de mercados y clientela permite disminuir los riesgos (lo que comúnmente se describe con la imagen de no meter todos los huevos en la misma cesta). Y a modo de conclusión, los intervinientes destacaron el optimismo que se genera cuando empiezan a obtenerse resultados: si la empresa crece, el equipo directivo y los trabajadores también lo hacen, por lo que todo el mundo está entusiasmado y contento.

Podéis acceder al contenido del encuentro (en catalán) en el portal de l’Anella.

Autor de la  foto: Wallyg, vía Creative Commons

Leave a Reply

*