La importancia de la formación transversal

Más allá de la formación académica y de los posteriores cursos que podemos seguir para profundizar y reciclar los conocimientos de nuestra profesión o nuestro campo de especialidad, no deberíamos descuidar la formación transversal.

¿Y qué es la formación transversal? Es el conjunto de competencias, habilidades y aptitudes que requieren múltiples empleos, independientemente del sector en el que trabajemos.

Incluyen:

– habilidades personales o directivas
– habilidades lingüísticas o de comunicación
– sistemas y métodos de gestión
– programas y aplicaciones informáticas
– innovación y creatividad

Dentro de la formación transversal se engloban los cursos, obviamente, pero también charlas y conferencias. Tanto unos como otros presentan una serie de ventajas.

La primera ventaja que destaca es el tiempo. Los cursos suelen durar unas semanas o unos cuantos meses a lo sumo si son un poco más largos y las charlas y conferencias nos roban unas horas. Por lo tanto, es más fácil encontrar un hueco para llevarlos a cabo y compaginarlos con el trabajo y el resto de quehaceres diarios. En segundo lugar, una ventaja muy alentadora para bolsillos con un presupuesto muy escueto es el precio: son numerosos los ayuntamientos que organizan cursos de formación gratuitos o a un precio muy asequible (por ejemplo, en Barcelona, Barcelona Activa y el Cibernàrium tienen una amplia oferta de cursos a lo largo del año).

La tercera es el enriquecimiento. Este tipo de formación permite adquirir conocimientos en otros campos y, consecuentemente, ver el mundo desde otro prisma. Los profesionales de un mismo sector solemos compartir costumbres, una visión del mundo e incluso tics y manías. La formación transversal aporta conocimientos nuevos y enfoques diferentes, que nos enriquecerán y pueden ayudarnos a mejorar u optimizar nuestra manera de trabajar e incluso innovar.

Y otra ventaja indirecta, pero que tampoco debe obviarse son las relaciones humanas. Asistir a cursos, charlas y conferencias es una fuente para entrar en contacto con profesionales de otros sectores con los que quizás, nunca se sabe, podrás colaborar en un futuro o te recomendarán a conocidos suyos. ¡Nunca se sabe de dónde puede surgir un nuevo cliente!

5 responses... add one

Y cuánta razón, como siempre. Con la formación transversal ampliamos nuestro campo de competencias y siempre tenemos algo más que ofrecerle a un cliente potencial o a una empresa que nos haga una entrevista. Esta mañana mismo me he cruzado con un compañero que está trabajando en una empresa de metalurgia y que, aparte de traducir documentación, tuvo que aprender a llevar el tema de la contabilidad y otra serie de cosas que no había hecho en la vida y que no estaban relacionadas con el mundo de la traducción porque el puesto se lo exigía :).
¡Fantástico post, como siempre!

Hola, Eva:

Muchas gracias. Uno nunca sabe qué tipo de conocimientos va a necesitar en su trayectoria profesional, así que ser versátil y formarse más allá de los estándares siempre es positivo. Es una buena manera de conseguir hacer destacar nuestro currículo y demostrarle a los clientes que somos inquietos, nos movemos y vamos más allá del camino marcado.

Leave a Reply

*